El precio de la libertad y la democracia (I)

De: mateocabello

06 03 am

Etiquetas:, , , ,

Categoría: Fotografía

1 comentario

Apertura:f/14
Distancia focal:70 mm
ISO:200
Obturación:1/250 segundos
Cámara:Canon EOS 350D DIGITAL

El 6 de junio se conmemora el aniversario del Desembarco de Normandía; el Día-D, en el que tropas norteamericanas, británicas y canadienses se lanzaron al asalto de las playas en la region del norte de Francia, en una batalla que a la postre sería clave para derrotar al nazismo y poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Esta semana he estado por allí: paseando por las playas de Omaha y Utah, visitando museos, y charlando con algún veterano u otro que me he encontrado por el camino. Y también caminando despacito por los cementerios militares que hay en cada esquina de Normandía. Cementerios aliados y también alemanes. Cementerios llenos de chicos jóvenes, de un bando y otro.

El Cementerio Americano de Colville, frente a la playa de Omaha, donde está tomada esta foto, es el que más me ha impresionado: miles y miles de cruces blancas, perfectamente alineadas, en hileras sin fin, confundiéndose en un mar de color blanco. Uno se va parando en las tumbas y lee los nombres, las fechas de nacimiento y no puede evitar estremecerse: la mayoría tenian 20, 21, 25 años. Niños. Casi niños que no tuvieron la oportunidad de vivir en un mundo en paz. Que jamás envecieron, ni se casaron, ni tuvieron hijos. Niños, la mayoría de ellos, que lucharon y murieron por devolver a Europa conceptos como Libertad y Democracia, de las que tanto hablamos ultimamente y cuyo significado real es fácil de olvidar…

Anuncios

Un comentario el “El precio de la libertad y la democracia (I)”

  1. Justamente hoy leía esto: La I Guerra Mundial desfigura el concepto de héroe tradicional del que se nutre la literatura épica durante siglos. La fe en el ideal noble y la causa justa, la generosidad hacia el vencido, el reconocimiento de la superioridad del adversario; todo se derrumba ante la frialdad de las máquinas de guerra y el asesinato calculado y en masa. Owen da cuenta de la falta de espiritualidad en los campos de batalla en su poema Anthem for doomed youth (Himno a la juventud condenada): “¿Qué toque de difuntos para los que se mueren como reses?”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: