Una cuestión de perspectiva

De: mateocabello

02 01 pm

Categoría: Fotografía

Deja un comentario

Apertura:f/11
Distancia focal:5 mm
ISO:125
Obturación:1/640 segundos
Cámara:TG-830

El bicho de la foto es, efectivamente, un tiburón. Un tiburón de punta negra para ser más exacto. La foto la hice yo, si, pero no tiene mucho mérito más allá de la paciencia que tuve para esperar a que el angelito pasara lo suficientemente cerca mío: cerca de una hora en remojo. Y digo que no tiene mérito porque aunque en la foto parezca mucho más grande, el tiburón no medía más allá de dos cuartas. Dicho de otra forma, era una cría; un tiburoncillo no más grande que una sardina. Para entender mejor cómo de pequeño era, decir que en esa zona no había más de 30-40 cms de agua. Yo de hecho estaba tumbado boca abajo, esperándolo, y el agua apenas me cubría la espalda. Me ponía de pie y el agua me llegaba un poco por encima del tobillo. La gracia de la foto es que, sin otros elementos en toda la perspectiva que pudieran dar una verdadera medida de su tamaño, el tiburón parece realmente mucho más grande de lo que en realidad era.

Esto viene a cuento por las muchas veces que nos complicamos la vida con problemas que resultan ser mucho mas pequeños de lo que en principio parecen. Nos aparece un problema, y ploff… hacemos un mundo de él, como si nuestra vida entera, nuestra propia existencia dependiera del mismo. Y luego, cuando pasan los días, o las semanas (es decir, a toro pasado) es cuando nos damos cuenta de que la cosa no era en realidad para tanto, que el tiburonazo era apenas un chanquete, y que no merecía la pena haberse preocupado tanto.

Esto lo sé yo desde hace tiempo: lo aprendí durante la carrera. Me suspendían una asignatura e intentaba no hacer un mundo de ello. Me solía decir (y era una verdad como un templo) que al cabo de 5 o 10 años, ya no me acordaría de esa asignatura. Y que por tanto no tenía que darle más importancia… Relativizar las cosas, se llama este ejercicio mental. O ponerlas en perspectiva. Y funciona! La prueba de ello es que pasados 20 años, apenas soy capaz de decir el nombre de más de cinco o seis asignaturas de las más de cuarenta que tenía la dichosa carrera. Por tanto, aunque en ese momento pareciera un mundo, no merecía la pena amargarse por una jodida asignatura…

Pero no es fácil conseguía relativizar las cosas… ponerlas en perspectiva. En el fondo a veces creo que es como si necesitáramos problemas con los que entretenernos… Yo mismo me tengo que estar recordando, cuando me enfrento a uno, que es importante preguntarme si realmente es tan importante; preguntarme si de aquí a varias semanas o meses este problema habrá afectado de verdad mi vida… en el 99% de los casos la respuesta es negativa. Y es que, al fin y al cabo, pocas cosas son realmente trascendentes: la salud y poco más… Respecto del resto, aunque a veces nos parezcan tiburones enormes, bueno, casi todo siempre tiene solución…

Poner las cosas en perspectiva y darle a cada problema la importancia que realmente tiene, vivir más despreocupadamente, relajarse más… buenos propósitos que, aunque no sea fácil, intento tener siempre muy presentes…

Ahhh, y que no se me olvide: me alegro mucho de volver a Nocturlabio… 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: