The Barber Shop

De: mateocabello

07 20 am

Etiquetas:,

Categoría: Fotografía

Deja un comentario

Apertura:f/6.3
Distancia focal:21 mm
ISO:400
Obturación:1/30 segundos
Cámara:Canon EOS 350D DIGITAL

Esto de las peluquerías unisex, donde lo mismo le ponen mechas a una señora que le cortan el pelo a un chico (o viceversa) es un invento reciente. Recuerdo que cuando era pequeño, todo lo que había eran peluquerías de señoras y peluquerías de caballeros, también llamadas barberías.

Las barberías eran sitios bastante básicos: unos espejos por aquí y por allá, un par de sillones, y poco más. Nada de zona de lavado de pelo, ni secadores. Eso era para las peluquerías de señoras. En una barbería te cortaban el pelo y punto. El resto del mobiliario lo componían un par de sillones de cuero medio viejos y una mesita baja, repleta de números atrasados del Interviú, y el inevitable Marca o As. Siempre había sentados un par de parroquianos que ojeaban las revistas, ya gastadas de tanto manoseo, o que le daban cháchara al barbero/peluquero.

(A pesar de que la tentación era enorme, jamás me atreví a coger un Interviú en una barbería/peluquería. Eso si, mientras me cortaban el pelo, los ojillos se me iban hacia el montón de revistas encima de la mesita…)

El corte de pelo, siempre a tijera o máquina. Te afeitaban luego las patillas y la parte de atras con un cortapatillas y aquellos pinchaba como mil demonios. Luego te ponían un poco de colonia (Varon Dandy o algo similar) que escocía un huevo. Y para remate, como todo lo que te ponían eran un camisón grande (sin esas protecciones para que no se te metieran pelitos por el cuello de la camisa) te ibas a casa con un picor bárbaro.

En Inglaterra hay por supuesto muchas peluquerías unisex, pero también se mantienen las peluquerías/barberías de toda la vida, eso si, sin Interviús. Esta me llamó muchísimo la atención porque con esos colores en las paredes y esos tubos de neon fluorescente en el techo, parecía más propia de Estados Unidos que del sur de Inglaterra.

Sin embargo, lo que no cambia en ninguna peluquería/barbería del mundo es el parroquiano (el señor que está sentado en la silla, que además está calvo como una bola de billar para más inri) que va a darle conversación al peluquero/barbero. Eso es algo universal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: