Del “España va bien” a “España es una economía de Champions”

De: mateocabello

05 15 pm

Categoría: Uncategorized

8 comentarios

Apertura:f/4.5
Distancia focal:33 mm
ISO:400
Obturación:1/160 segundos
Cámara:Canon EOS 350D DIGITAL

La Herradura es un pueblo bien chiquito, en la costa, justo en el linde entre Granada y Málaga. Mi familia lleva veraneando allí 38 años: fuimos por primera vez cuando yo tenía apenas 5 semanas de vida. En aquellos entonces los viajes, más que viajes, eran una odisea: a pesar de que Granada está a unos 90-100 kms, se tardaban casi cinco horas. Las carreteras eran curva y contracurva continua. Estamos hablando de los finales de los 70 y principios de los 80, cuando no había ni autovías ni nada. Los caracolillos de Vélez, los túneles de Izbor o de la Gorgoracha… Un infierno, de verdad: pillabas un camión pesado delante, o una furgoneta, y podías echar todo el día… Yo me mareaba literalmente 2 veces en cada viaje. Creo que de esos viajes infantiles  a La Herradura es de donde viene mi aversión adulta a los coches. Para paliarlo un poquito, mis padres viajaban al atardecer, para que mis dos hermanas y yo nos durmiéramos en la parte de atrás del coche y no nos mareáramos tanto. Uno de los primeros recuerdos que tengo de mi madre, yo debía tener tres o cuatro años, es llegar a La Herradura ya siendo de madrugada, y cambiarse rapidamente e ir a darse un baño en la playa.

El hecho de que La Herradura estuviera tan lejos implicaba que el desarrollo no había llegado, ni para lo bueno, ni para lo malo. En el sentido positivo, pues decir que no había turistas apenas. Era un pueblo de pescadores practicamente igual que 50 o 60 años antes. Lo único que alteraba el paisaje eran algunos chalets aquí y allá en los dos montes (la Punta de la Mona y Cerro Gordo) que cierran la bahía.  En el lado negativo las infraestructuras eran escasas y nos quedábamos sin agua cada dos por tres, especialmente ya en los años 80, cuando se empezó a construir más y el abastecimiento no daba para tanta casa.

Tan pequeñito era el pueblo que las escuelas eran unas navecitas prefabricadas. No había supermercados, ni tiendas ni casi nada… De aquellos años recuerdo ir con mi abuelo y mis tías a pescar, a sitios remotos – los berengueles, o el vapor… adonde había que caminar un par de horas para llegar.

Después de alquilar durante un montón de años, a mediados de los 80 mis padres compraron un apartamento. Ya había turismo. Nada que ver con la hiper-masificada Almuñecar, pero ya entonces se notaba el cambio. Volvías un verano y habían contruido un bloque enorme de apartamentos detrás del paseo marítimo. Al año siguiente, lo mismo: un bloque nuevo aquí y allá, y otro en construcción. Poco a poco el paisaje de La Herradura se fue transformando. Pero a principios de los 90 tanto la Punta de la Mona como Cerro Gordo (el de la foto) todavía seguían más o menos como yo los había conocido de niño.

El primer gran shock vino cuando destrozaron la playa de Los Berengueles para hacer el puerto deportivo de Marina del Este. Construyeron una playita artificial, pero nada que ver con la maravillosa playa original, adonde mis padres nos llevaban cuando en La Herradura había muchas olas por causa el poniente. Luego vinieron Las Terrazas, en la Punta de la Mona, casi a ras de mar. El impacto visual fue tremendo, porque antes, mirabas adonde miraras a ambos lados de la bahía, sólo había monte y pinos. Las Terrazas fue el primer gran pegote de cemento y ladrillo a la vista de todos.

Cerro Gordo, el de la foto con la torre en todo lo alto,  es un sitio maravilloso, con los atardeceres más bonitos del mundo y unas vistas alucinantes. Es un Parque Natural Protegido. De hecho, por ejemplo, no sólo hay unas colonias de gaviotas impresionantes, sino que también hay cabras montesas – figuraos, cabras montesas al lado del mar, lo cual da una idea de lo escarpado del lugar.

Un buen día, a mediados de los 90, una buena parte de Cerro Gordo ardió. Así, sin más. Bueno, así sin más no… El caso es que ardió. No la parte del Parque Natural Protegido, sino una franja situada justo fuera del Parque, desde Cala Isa hasta lo alto del monte. Oh, casualidad, casualidad…claro, el monte que arde es más fácil de recalificar… no hace falta añadir mucho más, verdad?

Luego estuve varios años sin ir a La Herradura. En 2003, a mi vuelta de Bolivia, Cerro Gordo seguía con su cicatriz de tierra quemada. En 2006, la última vez que estuve, habían empezado a construir. En 2011, hay un montón de cemento y urbanizaciones en donde antes sólo había monte (las urbanizaciones que se ven a la derecha de la foto). Es el horror! Y lo malo es que la cosa no ha quedado ahí: ahora hay construcciones y urbanizaciones por todos lados: encima del cementerio, sobre el tunel de Cerro Gordo, en la Punta de la Mona han urbanizado todo lo urbanizable. Lo más aberrante es la construcción de un hotel de 400 habitaciones en lo alto de Marina del Este. Y digo aberrante no sólo por la construcción de cuatro marmotretos de hormigón, sino porque jamás, jamás, jamás esta parte de la costa granadina ha atraido a turistas que se queden en hoteles: la mayoría del turismo es un turismo familiar que posee apartamentos o alquila. Esta parte de la costa no es la Costa del Sol. El aeropuerto más cercano sigue estando lejos, y además, este mega hotel (que ni siquiera de es de mega lujo) está en lo alto de un cerro, con la playa a media hora caminando. El hotel entero apesta a blanqueo de dinero… pero es que toda La Herradura apesta a especulación inmobiliaria, a constructores desalmandos, a políticos locales corruptos que compran voluntades como quien compra un paquete de chicles….

(Como anécdota decir que La Herradura no es un pueblo independiente, a pesar de ser ya bastante grande – sigue dependiendo de Almuñecar. Y es que los políticos almuñequeros siempre tuvieron claro que el pastel de La Herradura era demasiado goloso como para dejarlo escapar…)

Yo llevo viviendo 11 años ininterrumpidamente fuera de España. No sigo la actualidad política, más allá de los titulares de los periódicos. Quizás por eso me haya impactado tanto ver como han destrozado el lugar donde pasé algunos de los mejores momentos de mi infancia. Pero ojalá fuera sólo La Herradura. Sin embargo no es así. En el camino a la Costa, Alhendín, que antes era un pueblecito tradicional, ahora es un monstruo de urbanizaciones unas detrás de otra. Otura igual. Armilla es un horror de proyectos faraónicos. Esta es la España de “España va bien” de Aznar, y la misma España de “España es una economía de Champions” de Zapatero.  Una España destrozada, devastada, enladrillada, hormigonada, encementada, enmierdada. Una España pasto de políticos corruptos, de constructores catetos que sólo han buscado enriquecerse. Una España donde cualquier canalla con conexiones políticas podía meterse a promotor inmobiliario. Una España donde las Cajas de Ahorros acudían como buitres al olor del dinero, y había codazos por financiar nuevos bloques de edificios. Una España de incultura, donde lo único que importaba y sigue importando es la guita fácil, independientemente de como se consiga. Todo eso ha generado especulación, corrupción, desastres urbanísticos… una España de mierda, en resumen…

Hace un par de años, al principio de la crisis, leí en algún sitio que en España se construía más que en Inglaterra, en Alemania y en Francia juntas – manda cojones, que en un pais de 48 millones de habitantes se construyera más que entre los tres juntos, que suman más de 200 millones de habitantes. Aquello en su día me sonó a estadística – una estadística impresionante, pero una fría cifra al fin y al cabo. Estos días atrás en Granada he visto la magnitud del horror con mis propios ojos.  El horror, porque la mayoría de los pisos están vacíos (se acabó el chollo del dinero fácil a tipos de interés regalados), como en Alhendín. En La Herradura, el asunto es más grave: un buen número de chalets de lujo en Cerro Gordo están cayéndose ladera abajo, hacia el mar. Normal, aquella ladera siempre fue de arenisca y con lo que ha llovido en los últimos años y la mierda de calidades que habrán puesto para arañar unos euros aquí y allá, los cimientos en muchas casas no han aguantado ys el monte se está viniendo abajo…

No me gusta hablar de política en público… pero esta mierda es el “España va bien de Aznar” y el “España es una economía de Champions” de Zapatero. Pero ni uno ni otro son los únicos responsables. Responsables hemos sido todos: los bancos y las cajas, que regalaban casi los créditos y miraban para otro lado, porque ya vendrían otros (en el caso de muchas Cajas, los contribuyentes, a pagar de sus impuestos el rescate) que apechugarían con la factura; los políticos locales, atentos a lo que podían pillar, a la prebenda, al clientelismo, al choriceo bajuno; una clase empresarial analfabeta y de unas luces cortísimas, sin preparación alguna; los ciudadanos, encantados de especular, embobados con Belén Esteban y los Barca-Madrid, mientras les prometían que sus ladrillos iban a subir de precio cada vez más… y que todos íbamos a ser ricos, ricos, ricos…

Todos responsables. Todos culpables. Por acción o por omisión. Por estar involucrados, por mirar para otro lado, o simplemente por no salir a quemar la calle con protestas cuando era el momento. Ahora el lobo ha llegado. Ahora está ahí el crujir de dientes, los lamentos. Los cinco millones de parados. Un desarrollo económico basado en el ladrillo, el cemento y los créditos baratos que se ha ido a tomar por culo en cuanto el viento ha dejado de soplar a nuestro favor… Una generación perdida, la de los jóvenes que tienen ahora veintipocos años… un pais destrozado urbanisticamente hablando… en resumen, una mierda como el caballo de un picador de grande.

Yo vivo en Inglaterra, y en teoría todo esto no debería fastidiarme tanto.  Pero me jode que me destrozen un lugar, La Herradura, donde tan feliz fui cuando era pequeño…

Anuncios

8 comentarios el “Del “España va bien” a “España es una economía de Champions””

  1. Sí, es para ponerse a llorar lo que han hecho con la costa española. Y es para ponerse a llorar los 5 millones de parados. Y la campaña electoral es para ponerse a llorar también. Y que el motor del mundo sea el dinero. Y lo poco conscientes que somos de todo. Poca gente piensa, y no es por falta de tiempo.
    Pero a la gente parece darle miedo tener tiempo. Siempre hay que llenarlo, tele, ocio malo, consumo, internet, el móvil, la gimnasia…¿y si nos paramos un poco y reflexionamos?

  2. Yo también tengo buenos recuerdos de La Herradura y creo que prefiero no volver para no estropearlos.

  3. Hay una canción por ahí que dice que al lugar donde has sido feliz nunca jamás deberías volver… 🙂

  4. Pues tu experiencia es parecida a la mía en Almuñecar, yo voy desde 1972 a un apartamento familiar, a pie de la N-340 antigua, jugábamos al balón o al escóndite entre chirimoyos y chumberas. Ahora, es una avenida más, apenas queda una manzana libre. Detrás sigue habiendo chirimoyos, no sé lo que durarán.

  5. Pero el mar sigue ahí ,igual .Tranquilo o enfadado .Desde mi casa sigo viendo el mismo mar en donde me bañaba de madrugada ,cuando era joven y a donde miro cuando quiero relajarme ahora ,de mayor .Me siento en el salón de mi casa ,mirando el mar ….y no necesito nada más. Es el mismo paisaje de siempre ,aunque esté lleno de recuerdos .Besicos .Julia

  6. Joder Mateo que razón tienes… por desgracia.
    pienso que esta en la naturaleza humana ir minando todo aquello que le rodea… pero luego llega una ola y nos recuerda lo insignificante que somos… en todos los aspectos.

    buen articulo, un abrazo

  7. Los aterdeceres de LA Herradura, son dificiles de sustituir. Pero Sabina tiene razón: no hay que volver a donde uno ha sido feliz….

  8. Champions League de la economia mundial. Que cabrón. España tiene toda la economia desmantelada, sin investigacion no se puede exportar nada mas que naranjas y señores manolo por empresarios, con los universitarios en la calle pidiendo limosna.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: