Llovió

De: mateocabello

03 31 am

Etiquetas:, , ,

Categoría: Fotografía

6 comentarios

Apertura:f/5.6
Distancia focal:300 mm
ISO:400
Obturación:1/160 segundos
Cámara:Canon EOS 350D DIGITAL

 

Sábado por la mañana y he salido a dar un paseo por Kigali. Son las 10 de la mañana y hace un sol radiante. Eso si, no hay absolutamente nadie por la calle. Tampoco tráfico. Como el principio de “Abre los ojos”. Camino un ratito entre el silencio más absoluto. Nada ni nadie en la calle. Estremece un poco. Pero en el fondo no me preocupa mucho porque la situación no me pilla de sorpresa y sé que en una hora la ciudad volverá a su estado habitual de bullicio. Hoy, como todos los últimos sábados de mes, de 8 a 11 de la mañana, es Umuganda, que es un servicio comunal donde participa toda la población.

Y en un país como Ruanda, toda la población quiere decir toda la población (excepto personas de más de 70 años, o dispensados por enfermedad, o mujeres embarazadas).  De hecho, hay policía por la calle, parando los poquísimos coches que se desplazan por la ciudad. Y multándolos. Pero ya digo que en una hora, de 10 a 11, no he visto más que un coche por la calle.

En esas tres horas de trabajo comunal, la gente se organiza por barrios y recoge la basura, o corta broza, o arregla aceras… todo ello supervisado por un miembro de la junta de vecinos, que pone multas a quien no asiste. La organización social y comunal es sencillamente acojonante… Ya dije el primer día que Kigali estaba limpia como los chorros del oro… Ahora lo entiendo mejor.

A las 11 la ciudad estalla. De repente todo se llena de gente que acaba el Umuganda, y vuelve a haber ruido y gente y coches por todos lados. Pasamos de “Abre los ojos” a la playa un domingo del mes de agosto en un santiamén.

Al cabo de un rato se pone a llover. Pero a llover torrencialmente, como no había visto llover en mi vida. Y la tormenta, además, dura casi una hora. Las calles se convierten en rios y tengo que buscar refugio en un portal. El cielo, por cierto, se ha oscuricedio en tres segundos. Y lo primero que se me viene a la cabeza es precisamente la utilidad del Umuganda, que es lo que permite que los desagues estén limpios de vegetación y basura, y que por tanto no se produzcan inundaciones porque los sistemas de alcantarillado no pueden tragar tanta agua. Y la prueba de lo bien que funciona el sistema es que una vez que deja de llover, no hay un charco en ningún sitio: el sistema de mantenimiento del alcantarillado es perfecto gracias al Umuganda!

Mientras estoy refugiado de la lluvia me he dado cuenta de que no he tomado una sola foto en todo el día. La verdad es que me da pudor fotografiar gente en Kigali. Yo no soy un turista, y la gente, en su pobreza, tampoco son una atracción de ninguna clase (algún día explicaré esto con más calma). Así que simplemente no saco fotos. Con una excepción: cuando se pone a llover, y la gente se pone a correr de un lado a otro, buscando refugio, la combinación del movimiento, la lluvia y los colores es demasiado bonita como para resistirse… eso si, uso la lente más grande que tengo en la esperanza de que nadie lo note y se moleste…

Anuncios

6 comentarios el “Llovió”

  1. ¿Puede ser que lleve a un bebé atado al pecho? o a la espalda?

  2. buena foto, Mat. Emociona la lluvia y el afán de esa madre de llevar a su hijo para que ni el agua lo toque….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: