La factoría de sueños

De: mateocabello

01 13 pm

Etiquetas:, , ,

Categoría: Fotografía

7 comentarios

Apertura:f/3.5
Distancia focal:18 mm
ISO:800
Obturación:1/8 segundos
Cámara:Canon EOS 350D DIGITAL

La factoría de los sueños se encuentra en el centro del centro del centro de Londres. Hablo de la cuadrícula de calles entre Regent St, Picadilly St, Berkeley St y Bruton St, donde el lujo extremo es simplemente una forma normal de vida, algo cotidiano. No se ven Mercedes o BMWs, que en Inglaterra están considerados como coches sin clase, de nuevos ricos. Aquí dominan los Bentleys, los Rolls antiguos (aunque conservados de forma impecable), los Bugattis de gama alta, y el ocasional Aston Martin (el de 007) si se trata de un jugador de futbol con buen gusto (el que tiene mal gusto opta por el Ferrari ostentoso y la rubia recauchutada). Señoras de buen ver con acompañantes cargados de bolsas. Escaparates de otro mundo, diseñados para satisfacer la curiosidad (window-shopping lo llaman acá) de los que no podemos pasar más allá del umbral de la mayoría de las tiendas.

Y sin embargo, en la esquina de Saville Row, la calle donde embajadores, nobles y multimillonarios de todo el mundo se hacen la ropa a medida, hay un alboroto como de patio de colegio, inusual en esta zona. Nos acercamos y nos sonreimos. No nos soprende el jaleo: sabemos lo que hay y venimos aquí expresamente. Es la puerta de Abercrombie and Fitch y hay una multitud de chicas jóvenes, muchas de ellas con sus madres. Y también muchas señoras de mediana edad solas, de las que aquí llaman “yummy mummy”. Pero todas, jóvenes y más mayores tienen el mismo entusiasmo, la misma sonrisa en la cara. En cualquier caso, se nota que son chicas de buena familia. Ropa cara, maquillaje escaso y discreto, peinados a la última moda, accesorios impecables…

El alboroto es por la tienda. Que no es tienda, sino museo de sueños. Bar ultramoderno con jerseys y camisas de colores en vez de botellas. Club de moda diurno, antesala del Tiger Tiger. Música de fondo, pero no ensordecedora. En la entrada, un chico que como el resto de los que trabajan en la tienda, es extremadamente joven. ¿Su función? Mostrar a través de una camisa abierta unos abdominales y unos pectorales impresionantes. Sonrisa profiden. Si estuvierámos en una tienda de menos nivel, seguramente el chico iría sin camisa. Aquí no. La camisa está estrategicamente abierta para mostrar y enaltecer sin que el efecto llegue a ser ordinario o vulgar. La cola de chicas y señoras que quieren hacerse fotos no cesa. Dentro, los chicos y chicas que trabajan en la tienda (jovéncisimas y guapisimos todos, aunque más ellos que ellas) te sonrien por doquier. Están siempre por parejas, ella y el, y van vestidos de forma simple (camisa de cuadros ellos con jeans, y faldita ellas, con camisa blanca). No son provocativos. No enseñan carne: no lo necesitan. Su belleza es suficiente. Artificialmente guapos. Empalagosamente guapos. El lugar tiene dos pisos, con unas escaleras maravillosas que en su día seguramente fueron testigos de fiestas de alta sociedad y que ahora están abarrotadas de gente. En realidad, toda la tienda es un hervidero de gente deseando comprar ropa en la esperanza de parecerse un poco a estos efebos que atienden al personal. No necesito decir que los precios son astronómicos… pero está claro que la ilusión no tiene precio… los sueños tampoco…

Anuncios

7 comentarios el “La factoría de sueños”

  1. Qué lugar tan mono, por dios. Londres sí que no tiene precio…
    Muy buena la mise en scéne del lugar y tu descripción.

  2. Excelente fotografía, y un texto muy descriptivo, parecía ver lo que narras…me entraron unas ganas locas de ir para alla….Por ahora este es mi preferido

  3. My god, que esclavos somos de la imagen. Es una locura. Ropa y más ropa que usamos unas cuantas veces y después ya no nos gusta o queremos algo nuevo.
    Mi madre es el perfecto ejemplo del consumista. Se siente mayor y sólo se vé bien si lleva algo nuevo, pero la ilusión le dura unos días…en vez de asumir su edad y darse cuenta de que su encanto y belleza está en su ronrisa, en su forma de ser, muchas veces la de una niña, sigue necesitándo sentirse bella por fuera, pero solamente a través de la ropa. ¿Una ventaja? Que cuando se cansa de lo que se compra, me lo dá a mí 🙂 Besos. Me encanta este blog.

    • Gracias Ana. Me encanta que te encante…
      Y tienes toda la razón del mundo con lo del consumismo en España. Me lo advirtió Marián cuando estuvo en diciembre: la frase que se oye mil veces al día es “esto es lo que se lleva”. La frase mágica, que abre puertas y hace que la gente vaya y compre sin pensar mucho… Y lo pude comprobar luego yo unos días después… hasta en los telediarios lo dicen!!! Voy a España de año en año, y de una vez para otra las gafas de sol (el ejemplo último de lo que se lleva) son completamente diferentes a las del año pasado. Igual con la moda… Lo curioso del asunto es que en Londres no se ve un cambio tan brutal. Y viendo tu asombro, parece que en París, donde tu has vivido un montón de tiempo, pues tampoco. En Francia no sé como andará la cosa, pero en Inglaterra, habiendo moda, a la vez nada pasa de moda. Se siguen viendo por la calle estilos de los 60, de los 70, de los 80… se ven mods, punks, todo tipo de faunas… nada pasa de moda y por ello creo que no hay esa necesidad casi perentoria de renovar vestuario y complementos todas las temporadas… En fin…

  4. Sï, la moda cambia radicalmente de un año a otro, los cortes. Buena táctica para que la gente consuma. Y aunque como tú dices, los estilos 60, 70, 80 se siguen llevando (eso en las grandes ciudades donde hay muchos gafapastas), no son ropa vieja sino comprada cada año…

  5. Por cierto…¿tú cómo vistes? Moderno, clásico, grunch, hippi, gótico, gafapasta?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: